flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Tercera semana de Cuaresma

Viernes 12 de marzo de 2021

Marcos 12:28–34

Amigos, en el Evangelio de hoy, el Señor dice que el segundo mandamiento más grande es amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

El amor no es en principio un sentimiento o un instinto; es más bien, el acto de querer el bien del otro como el otro mismo. Es una donación de sí mismo, vivir por el bien del otro. Ser amable con alguien para que pueda ser amable contigo, o tratar a un ser humano con justicia para que él, a su vez, pueda tratarte con justicia, no es amar, porque tales movimientos equivalen a un interés propio indirecto.

Ciertamente amar es salir del agujero negro del egoísmo, resistir la fuerza centrípeta que obliga a asumir la actitud de autoprotección. Pero esto significa que el amor se describe correctamente como una “virtud teologal”, porque representa una participación en el amor que es Dios.

Puesto que Dios no tiene necesidades, sólo Dios puede existir completamente por el otro. Todos los grandes maestros de la tradición espiritual cristiana vieron que somos capaces de amar sólo en la medida en que hemos recibido, como gracia, una participación en la misma vida, energía y naturaleza de Dios.

Reflexiona: Examina de qué manera amas a los demás, buscando cualquier movimiento hacia el interés propio indirecto que pueda existir. ¿Cómo puedes asegurarte de que tu amor “quiera el bien del otro”?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?