flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Segundo domingo de Cuaresma

Domingo 28 de febrero de 2021

Marcos 9:2–10

Amigos, el Evangelio de hoy presenta la Transfiguración de Cristo. ¿Qué es la Transfiguración en sí? Marcos habla literalmente de una metamorfosis, un ir más allá de la forma que tenía. Si puedo usar el lenguaje de Pablo, es “el conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo”. En y a través de su humilde humanidad, su divinidad resplandece. La proximidad de su divinidad de ninguna manera compromete la integridad de su humanidad, sino que la hace brillar en mayor belleza. Esta es la versión del Nuevo Testamento de la zarza ardiente.

El Jesús que es tanto divino como humano es el Jesús que es evangélicamente convincente. Si él es sólo divino, entonces no nos toca; si sólo es humano, no puede salvarnos. Su esplendor consiste en la unión de las dos naturalezas, sin mezclarse, inmiscuirse o confundirse.

Este mismo Jesús entonces acompaña a sus discípulos de regreso a la montaña y camina con ellos en los ritmos ordinarios de sus vidas. Este es el Cristo que quiere reinar como Señor de nuestras vidas en cada detalle. Si nos olvidamos de esta dimensión, entonces Jesús se convierte en un recuerdo lejano, una figura del pasado.

Reflexiona: ¿De qué manera te da esperanza la realidad de la Transfiguración y la Resurrección?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?