flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Segunda semana de Cuaresma

Lunes 1 de marzo de 2021

Lucas 6:36–38

Amigos, en el Evangelio de hoy, Jesús nos llama a “ser compasivos como es compasivo el Padre de ustedes”.

La misericordia o la compasión tierna (jesed en el hebreo del Antiguo Testamento) es la característica más distintiva de Dios. San Agustín nos recordó que somos, por nuestra propia naturaleza, ordenados a Dios. Pero puesto que Dios es tierna misericordia, “tener” a Dios equivale a ejercer compasión, ser misericordiosos con nosotros mismos.

Y presten atención a lo que Jesús dice a continuación: No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados. Den y se les dará”. Según la “física” del orden espiritual, cuanto más se recurre a la vida divina, más se recibe esa vida, precisamente porque es un don y es propiamente infinita. La vida de Dios se obtiene, por decirlo así, sobre la marcha: cuando la recibes como un regalo, debes regalarla, ya que solo existe en forma de regalo, y entonces encontrarás más de ella inundando tu corazón.

Si tu quieres ser feliz, Jesús está diciendo, este amor divino, este jesed de Dios, debe ser fundamental para tu vida; debe ser tu principio, tu medio y tu final.

Reflexiona: Jesús parece estar intensificando la Regla de Oro para significar: “Sé con los demás como quisieras que Dios fuera contigo”. ¿Cómo refleja esta Regla de Oro actualizada la misericordia de Dios?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?