flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Segunda semana de Cuaresma

Martes 2 de marzo de 2021

Mateo 23:1–12

Amigos, nuestro Evangelio de hoy se centra en los escollos e ideales del liderazgo religioso. Esta es una semana en que los sacerdotes, ministros y predicadores tienen que predicarse a sí mismos. Jesús dirige su agudo ojo y su seca crítica a las muchas formas en que los líderes religiosos caen en la corrupción.

Es difícil pasar por alto la aplicación práctica de estos textos a nuestro tiempo problemático, un período en el que la corrupción administrativa y la mala conducta han estado vívidamente en exhibición. Jesús hace una distinción de importancia capital. “En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y fariseos. Hagan, pues, todo lo que les digan, pero no imiten sus obras”. El Señor nos recuerda que ellos se sientan legítimamente en oficios de enseñanza y que su enseñanza debe, en consecuencia, ser respetada.

En el siglo IV, san Agustín enfrentó el desafío de los donatistas. Afirmaron que sólo los sacerdotes puros y moralmente rectos podían legítimamente dispensar los sacramentos. Agustín dijo, no, el mal personal de un ministro no compromete la validez de lo que hace sacramentalmente.

Este principio es de gran importancia. Agustín, a imitación de Cristo, dice que puede haber hombres malos que hacen y enseñan las obras de Dios.

Reflexiona: ¿Por qué es importante que la validez de los sacramentos no dependa de la santidad personal del ministro?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?