flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Primera semana de Cuaresma

Martes 23 de febrero de 2021

Mateo 6:7–15

Amigos, el Evangelio de hoy nos da el padrenuestro. Este pide que la voluntad de Dios se haga “en la tierra como en el cielo”, pero la cosmología bíblica ve estos dos reinos como campos de fuerza interpenetrantes. El cielo, la arena de Dios y los ángeles, toca y llama a la tierra, la arena de los seres humanos, los animales, las plantas y los planetas.

Por lo tanto, la salvación es un asunto del encuentro del cielo y la tierra, para que Dios pueda reinar tan profundamente aquí abajo como lo hace en lo alto. La gran oración de Jesús, que está constantemente en los labios de los cristianos, es distintivamente judía en inspiración: “Venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo”.

Claramente, esto no es una oración para que podamos escapar de la tierra, sino más bien para que la tierra y el cielo se unan. El padrenuestro eleva a un nuevo nivel lo que el profeta Isaías anticipó: “La tierra será llena del conocimiento del Señor, como el agua cubre el mar”.

Los primeros cristianos vieron la Resurrección de Jesús como el comienzo del proceso por el cual la tierra y el cielo estaban siendo reconciliados. Apreciaron al Cristo resucitado como el que traería la justicia del cielo a este mundo.

Reflexiona: ¿Qué significa “santificar el nombre de Dios por encima de todo” en tu propia vida? ¿Hay algo compitiendo por esa posición de honor?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?