flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Primera semana de Cuaresma

Viernes 26 de febrero de 2021

Mateo 5:20–26

Amigos, en el Evangelio de hoy, Jesús enseña que si un hermano tiene algo contra nosotros, debemos reconciliarnos con él antes de ofrecer nuestra ofrenda ante el altar. Esta reconciliación requiere un cambio de corazón y mente.

La palabra a menudo traducida erróneamente como “arrepentirse” es metanoiete. Este término griego se basa en dos palabras, meta (más allá) y nous (mente o espíritu), y por lo tanto, en su forma más básica, significa algo como “ir más allá de la mente que tienes”.

En español, “arrepentirse” tiene un tono moralizador, lo que sugiere un cambio en el comportamiento o la acción, mientras que el término de Jesús parece estar insinuando un cambio en un nivel mucho más fundamental del propio ser. Jesús insta a sus oyentes a cambiar su forma de conocer, su forma de percibir y captar la realidad, su modo de ver.

Lo que Jesús implica es esto: ha llegado un nuevo estado de cosas, lo divino y lo humano se han encontrado, pero tu forma habitual de ver te va a cegar ante esta novedad. Las mentes, los ojos, los oídos, los sentidos, las percepciones, todos tienen que abrirse, darse la vuelta, revitalizarse. La metanoia, la transformación de la mente, es la primera recomendación de Jesús.

Reflexiona: ¿Qué indica el hecho de que lo divino y lo humano se han encontrado y están unidos para siempre en la persona de Jesucristo sobre la realidad de Dios, que a menudo está más allá de lo que nuestros cinco sentidos perciben?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?