flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Miércoles de Cenizas

Miércoles 17 de febrero de 2021

Mateo 6:1–6,16–18

Amigos, el Evangelio de hoy prescribe las disciplinas de la oración, el ayuno y la limosna. Quiero hablar sobre el principio bíblico detrás de la limosna. Sé que les he citado antes algunos de los impresionantes comentarios de santos y papas. Por ejemplo, el papa León XIII dijo: “Una vez que las exigencias de necesidad y la propiedad se han cumplido, el resto de su dinero pertenece a los pobres”. San Juan Crisóstomo dijo, y san Ambrosio se hizo eco de él: “Para el hombre que tiene dos camisas en su armario, una le pertenece; la otra pertenece al hombre que no tiene camisa”. Estas ideas están, por supuesto, enraizadas en los profetas bíblicos, que continuamente se oponen a aquellos que son indiferentes a los pobres.

La compasión es clave para la ética cristiana, aprendiendo a sufrir y sentir con el otro. No estamos tratando con una filosofía moral aristotélica abstracta, sino con algo más visceral.

Es precisamente por eso que los dos grandes mandamientos están tan estrechamente vinculados: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón… y amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Al amar a Dios, sientes los sentimientos de Dios, y Dios es compasivo con los pobres y oprimidos. Ese es todo el argumento que una persona bíblica necesita.

Reflexiona: ¿Cómo crees que las prácticas de la Cuaresma, específicamente la oración, la limosna y el ayuno, pueden llevarnos a una relación más profunda con Cristo?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?