flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Martes de Semana Santa

Martes, 7 de abril de 2020

Juan 13, 21-33. 36-38

Amigos, el Evangelio de hoy es el del relato de la Última Cena, donde Jesús reconoce a Judas como traidor y le dice que haga lo que tiene pensado hacer.

Los deseos de Dios han sido, desde el principio, opuestos. Consistentemente, los seres humanos han preferido el aislamiento del pecado a la festividad de la comida sagrada. Los teólogos han llamado a esta tendencia anómala el mysterium iniquitatis (el misterio del mal), porque no hay un fundamento racional para ello, no hay razón para que exista.

Pero allí está obstinadamente, siempre sombreando lo bueno, parasitario sobre lo que trata de destruir. Por lo tanto, no debería sorprendernos demasiado que, a medida que la comida sagrada llega a su expresión más rica posible, el mal la acompaña.

Judas el traidor expresa el mysterium iniquitatis con un poder simbólico particular, ya que había pasado años en la intimidad con Jesús, asimilando los movimientos y pensamientos del Señor de cerca, compartiendo la mesa en comunión con Él, y sin embargo, consideró oportuno entregar a Jesús a los enemigos e interrumpir la coinherencia de la Última Cena.

Aquellos de nosotros que nos reunimos regularmente alrededor de la mesa en intimidad con Cristo y, sin embargo, participamos constantemente en obras de la oscuridad, debemos vernos a nosotros mismos como el traidor.

Reflexionemos: ¿Cuándo te has enfrentado con el “misterio del mal” y qué papel jugó tu fe en esa confrontación?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?