flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Jueves Santo – Misa Vespertina de la Cena del Señor

Jueves, 9 de abril de 2020

Juan 13, 1-15

Amigos, en el Evangelio de hoy Jesús lava los pies de los discípulos. Es una proclamación visual de su nuevo mandamiento: “Ámense los unos a los otros. Así como Yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros”.

Cuando aceptamos este mandamiento caminamos por el sendero de la alegría. Cuando internalizamos esta ley somos felices. Y así es la paradoja: la felicidad nunca es función de llenarse; es una maravillosa función de regalarse.

Cuando la gracia divina entra en nuestras vidas (y todo lo que tenemos es resultado de la gracia divina), la tarea es pensar la forma de convertirla en un regalo. En cierto sentido, la vida divina, que sólo existe en forma de regalo, solo se puede “tener” al vuelo, sobre la marcha.

Observen que debemos amar con un amor propiamente divino: “Yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre”. Radical, radical, radical. Completo, excesivo, exagerado.

Reflexionemos: Comparemos cómo el cristianismo define felicidad con la forma en que nuestra cultura la define ¿Qué modo estás siguiendo?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?