flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Cuarta semana de Cuaresma

Lunes 15 de marzo de 2021

Juan 4:43–54

Amigos, nuestro evangelio de hoy habla de Jesús curando al hijo de un funcionario real. El funcionario le pidió que sanara a su hijo, que estaba a punto de morir. Jesús le dijo: “Si no ven ustedes signos y prodigios, no creen”. Pero el funcionario real persistió. Y Jesús le dijo que su hijo viviría. El hombre creyó a Jesús, y su hijo se recuperó.

El teólogo Paul Tillich dijo que “fe” es la palabra que peor suele interpretarse en el vocabulario religioso. Y esto es una tragedia, porque la fe está en el corazón mismo del programa; es la condición sine qua non de lo cristiano. ¿Qué es? La primera línea de Hebreos 11 tiene la definición correcta: “La fe es aferrarse a lo que se espera, es la certeza de cosas que no se pueden ver”.

Es un esfuerzo hacia esas cosas que, en el mejor de los casos, se vislumbran tenuemente. Pero por favor, nota, que no es un negocio apresurado, inseguro e inestable. Es “aferrarse” y “certeza”. Piensa en las grandes figuras de la fe, desde Abraham hasta Juan Pablo II: pueden ser muchas cosas pero jamás tambaleantes, indefinidos o cuestionables. Al igual que el funcionario real, son claros, enfocados y seguros.

Reflexiona: Contempla tu propio nivel de fe. ¿De qué manera esta demuestra un “aferrarse a lo que se espera, [una] certeza de cosas que no se pueden verse”?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?