flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Cuarta semana de Cuaresma

Sábado 20 de marzo de 2021

Juan 7:40–53

Amigos, vemos en el Evangelio de hoy cómo la predicación de Jesús causó división. Algunos oyentes le creyeron, pero otros querían arrestarlo.

La vida, la predicación y la misión de Jesús se basan en la suposición de que no todo está bien con nosotros, que necesitamos un cambio de visión, actitud y comportamiento. Hace unas décadas apareció el libro Yo estoy bien, tú estás bien. Su título, y la actitud que encarna, son hostiles al cristianismo.

El hecho del pecado es pasado por alto tan a menudo hoy. Mira, nadie ha saboreado nunca ser acusado de pecado, pero especialmente en nuestra cultura ahora hay una alergia a admitir culpa personal.

Una religión de salvación no tiene sentido si todo está básicamente bien con nosotros, si todo lo que necesitamos es tan solo arreglar un poco los bordes. Los santos cristianos son aquellos que pueden soportar la horrible revelación de que el pecado no es simplemente una abstracción o algo contra lo que otras personas luchan, sino un poder que acecha y obra en ellos.

Cuando perdemos de vista el pecado, perdemos de vista el cristianismo, que es una religión de salvación.

Reflexiona: ¿Crees honestamente que el pecado es un “poder que acecha y obra” en ti? ¿Con qué frecuencia participas en un examen de conciencia profundo? ¿Con qué frecuencia recibes el sacramento de la Reconciliación?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?