flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Cuarta semana de Cuaresma

Martes 16 de marzo de 2020

Juan 5:1–16

Amigos, en el Evangelio de hoy, encontramos la hermosa sanación de un hombre paralizado que había estado enfermo durante treinta y ocho años. Jesús ve al hombre acostado en su estera, junto a una piscina, y le pregunta: “¿Quieres curarte?”. El hombre dice que sí, y Jesús responde: “Levántate, toma tu camilla y anda”. Inmediatamente, el hombre fue sanado.

En este momento es cuando la historia realmente se pone interesante. Notamos algo que se muestra con frecuencia en los Evangelios: la resistencia a la obra creativa de Dios, el intento de encontrar cualquier excusa, por incoherente que sea, para negarla, para fingir que no está allí, para condenarla.

Uno esperaría que todos alrededor del hombre sanado se regocijaran, pero sucedió lo contrario: los líderes judíos están enfurecidos y confundidos. Cuando ellos ven al hombre sanado su primera respuesta es: “Es sábado, y no te es lícito llevar tu camilla”.

¿Por qué reaccionan de esa manera? ¿Por qué no quieren que esto no suceda? Como pecadores no nos gustan los caminos de Dios. Los encontramos preocupantes y amenazantes. ¿Por qué? Porque socavan los juegos de opresión y exclusión en los que confiamos para impulsar nuestros propios egos.

Que este encuentro nos recuerde que los caminos de Dios no son nuestros caminos, y que hay uno aún mayor que el sábado.

Reflexiona: ¿Cuándo han entrado en conflicto los caminos de Dios con tu propio ego (tus planes, tu voluntad, tu persona)? ¿Qué hiciste?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?