flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Primera semana de Cuaresma

Jueves, 5 de marzo de 2020

Mateo 7, 7-12

Amigos, el Evangelio de hoy insiste en persistir en la oración. El Señor quiere que pidamos con persistencia, incluso con obstinación.

Ahora bien, no debemos pensar que Dios se exaspera con nuestras oraciones de petición, pues hay una clara indicación que obtendremos lo que pedimos a través de la persistencia: “Pide y te será dado; busca y encontrarás; golpea y la puerta se te abrirá”.

¿Cómo le damos sentido a todo esto? Para mí, la mejor explicación la ofrece San Agustín. Él dijo que Dios no siempre nos da de inmediato lo que pedimos, y de hecho, nos obliga a pedir una y otra vez. El Señor quiere hacernos extender, expandiendo nuestro deseo para recibir el regalo que desea darnos.

Si obtuviéramos todo lo que quisiéramos, de inmediato y sin esfuerzo, no apreciaríamos lo que recibimos, y realmente no seríamos capaces de recibirlo. Sería como verter vino nuevo en odres viejos y encogidos, resultando en una pérdida tanto del odre como del vino.

Entonces, si el regalo no llega de inmediato, no te desesperes; más bien, siente a tu alma expandiéndose en anticipación.

Reflexionemos: Piensa en algo por lo que rezaste repetidas veces durante mucho tiempo. Cuando tu oración fue respondida, ¿habías cambiado en algo durante ese período?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?