flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Quinta semana de Cuaresma

Lunes, 30 de marzo de 2020

Juan 8, 1-11

Amigos, el Evangelio de hoy presenta la historia de la mujer atrapada en adulterio, que es una de las muestras más claras sobre lo que René Girard llamó mecanismo de chivo expiatorio.

Los escribas y fariseos le traen a Jesús una mujer que habían atrapado en adulterio. ¿Dónde habrán estado y cuánto tiempo habrán esperado para atraparla? Su afán por encontrar una víctima es testimonio de la insaciable necesidad humana de chivos expiatorios.

La novedad del Evangelio se revela en el rechazo de Jesús a contribuir a la energía de la tormenta que se avecina: “Que el que esté sin pecado sea el primero en arrojarle una piedra”. Jesús dirige la energía de la violencia del chivo expiatorio hacia los acusadores. Él revela el peligroso secreto de que el orden inestable de la sociedad se ha basado en los chivos expiatorios. Los Padres de la Iglesia enfatizaron este punto con una clara interpretación: imaginaron que Jesús estaba escribiendo en la arena nada menos que los pecados de aquellos que amenazaban a la mujer.

Entonces vemos, en forma trascendente, el nuevo orden: “Vete, y de ahora en adelante no peques más”. La conexión entre Jesús y la mujer no es la consecuencia de la condena sino fruto del perdón ofrecido y aceptado.

Reflexionemos: Acerca de la prevalencia de los chivos expiatorios en la cultura contemporánea. Pensemos especialmente en aquellos momentos cuando has sido culpable de señalar a un individuo o algún grupo como chivo expiatorio.


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?