flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Cuarta semana de Cuaresma

Jueves, 26 de marzo de 2020

Juan 5, 31-47

Amigos, en el Evangelio de hoy Jesús establece la autoridad de sus palabras y acciones.

Recordarán que cuando al comienzo de su ministerio el Señor habló en la sinagoga de Cafarnaúm, lo que primero llamó la atención de la multitud no fue lo que dijo sino la manera en que lo dijo. ¿Qué notaron? “La gente estaba asombrada de Su enseñanza, porque Él les enseñó como alguien con autoridad y no como los escribas”.

Esto es algo que se podría haber escapado, sin embargo el punto relevante aquí es que los rabinos y los escribas enseñaban a través de invocaciones a aquellas autoridades más allá de sí mismos, en última instancia a la autoridad de Moisés. Pero Jesús no hablaba de esta manera; más bien, hablaba con exousia (autoridad).

Lo que esto expresa, es que la Palabra, quien había hablado a Moisés, y a través de Moisés a todos los demás maestros de Israel, ahora estaba hablando en Su propia autoridad. No creas a los que dicen que la divinidad de Jesús se afirma sólo en el prólogo del Evangelio de Juan. Aquella fue, para la audiencia judía de la época, una afirmación tan clara sobre la divinidad de Jesús como la que leemos en el Evangelio de Juan cuando nos dice que “la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros”.

Reflexionemos: ¿Aceptas a Jesús como hombre completamente y Dios completamente? ¿Tienes dudas sobre Su divinidad o humanidad?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?