flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Viernes después del Miércoles de Cenizas

Viernes, 28 de febrero de 2020

Mateo 9, 14-15

Amigos, en el Evangelio de hoy la gente pregunta a Jesús por qué sus discípulos no ayunan. Les responde que, como invitados a la boda, ellos no ayunarán mientras él, el Esposo, esté con ellos. Pero “llegará un día en que les arrebaten el novio y entonces ayunarán”.

¿Por qué ayunamos? Porque tenemos hambre de Dios, que es el hambre más profunda. Hemos sido creados con la capacidad de tener acceso a esa hambre. Hemos sido creados con la capacidad de sentirla para que nos guíe hacia Dios. Todo maestro espiritual reconoce el peligro de que, si permitimos que el hambre superficial de nuestras vidas domine, nunca alcancemos el hambre más profunda.

Thomas Merton observó una vez que nuestros deseos de comida y bebida son algo así como niños pequeños en su persistencia y tendencia a dominar. A menos que estos deseos sean disciplinados, torcerán las funciones del alma para hacerla obtener sus propósitos.

Y el ayuno es una forma de disciplinar el hambre de comida y bebida. Es una manera de calmar esos deseos no respondiendo a ellos inmediatamente, para que surjan los deseos más profundos. A menos que ayunes, nunca te darás cuenta de lo hambriento que estás de Dios.

Reflexionemos: ¿Por qué ayunamos durante la Cuaresma? ¿Cómo te afecta esta práctica?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?