flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Tercera semana de Cuaresma

Lunes, 16 de marzo de 2020

Lucas 4, 24-30

Amigos, en el Evangelio de hoy Jesús es rechazado como profeta en su misma ciudad natal. Quisiera decir algunas palabras sobre tu papel como profeta.

Cuando la mayoría de los laicos escuchan algo acerca de profecías, se sientan y sus ojos se nublan. “Esto es algo de lo que deben preocuparse los sacerdotes y obispos; ellos son los profetas de hoy en día. Yo no tengo esa llamada, ni esa responsabilidad”.

Bueno, ¡piensa de nuevo! El Vaticano II enfatizó el llamado universal a la santidad, enraizado en la dinámica del bautismo. Toda persona bautizada se adecúa a Cristo: sacerdote, profeta y rey. Cada vez que asistes a Misa estás ejerciendo tu oficio sacerdotal, participando en la adoración a Dios. Cada vez que diriges a tus hijos a descubrir su misión en la Iglesia, o proporcionas orientación a alguien en la vida espiritual, estás ejerciendo tu cargo real.

Como persona bautizada, tú has sido enviado como profeta, es decir, alguien que transmite la verdad de Dios. La palabra profética no es tuya. No es el resultado de tus propias meditaciones sobre la vida espiritual, por valiosas y correctas que puedan ser. La palabra profética es la palabra de Dios que te ha sido dada por el mismo Dios.

Reflexionemos: ¿Cómo evaluarías tu papel como profeta, es decir, como predicador de la verdad de Dios?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?