flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Segundo Domingo de Cuaresma

Domingo, 17 de marzo de 2019

Lucas 9,28B-36

Amigos, el Evangelio de hoy relata la historia de la Transfiguración. En ella, Jesús glorificado representa el cumplimiento de lo revelado en el Antiguo Testamento, simbolizado por Moisés, quien representa la ley, y Elías, que representa a los profetas.

Veamos dos divisiones básicas. Dios entrega la Torá, la ley, a su pueblo, para que pueda convertirse en un pueblo sacerdotal, una nación santa, un pueblo diferente, con la esperanza que luego funcione como una especie de imán para el resto del mundo. Pero la ley no prendió. Desde el principio, la gente se apartó de sus dictados y se volvieron iguales a las naciones que los rodeaban.

Y luego los profetas. Una y otra vez escuchamos el llamado a ser fieles a la Torá, a seguir los caminos del Señor. Los profetas se vuelven contra Israel en repetidas ocasiones, recordándole sus pecados.

Y luego viene Jesús, Dios y hombre. Jesús hizo lo que ningún héroe del judaísmo había hecho jamás: cumplió la ley, fue absolutamente obediente a las exigencias del Padre, hasta el punto de dar su vida. Él lleva la Torá y los profetas a su cumplimiento.


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?