flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Reflexión para Cuaresma: Día 18

Sábado, marzo 18, 2017

Lucas 15:1-3, 11-32

Amigos, nuestro Evangelio de hoy contiene la parábola más conocida de Jesús, y que quizá representa una de las narraciones más grandes jamás contadas. Nos dice prácticamente todo lo que debemos saber sobre nuestra relación con Dios; basta que atendamos cuidadosamente a los detalles.

El hijo menor pide a su padre la parte de su herencia y no tarda en despilfarrarlo todo en una tierra lejana, como siempre ocurre. Somos los hijos de Dios; se nos ha dado la vida, el ser, todo lo hemos recibido de él; existimos a través de él en todo momento. Lo que vemos aquí representado de modo tan vívido es el momento del pecado, que implica ruptura o división.

El hijo menor se vio forzado a buscar empleo y se convirtió en un cuidador de cerdos. Nadie le daba nada. Recapacitando decide cambiar de rumbo y regresa con su padre.

El padre le ve desde lejos y olvidando todo tipo de decoro se lanza corriendo a recibirle. La Biblia no es la historia de nuestra búsqueda de Dios, sino la historia de Dios buscándonos apasionadamente y sin descanso. Puso un anillo en el dedo del hijo —el anillo del matrimonio, que simboliza el restablecimiento de la relación correcta entre Dios y nosotros.


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?