flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Cuaresma Día 5

Domingo, 18 de febrero de 2018

Marcos 1:12-15

Amigos, hemos llegado al gran y santo tiempo de la Cuaresma. La Cuaresma es, por su naturaleza, un tiempo en el desierto, un tiempo de simplicidad, purificación y ascetismo. En el relato de Marcos de hoy sobre la tentación vemos que es el Espíritu mismo quien lleva a Jesús al desierto.

Muchas de las grandes figuras en la historia de la salvación, como Abraham, Jacob, José, Moisés, Isaías, Jeremías, David, etc., han atravesado por un período de prueba antes de poder comenzar sus obras. También vemos lo mismo en los rituales de iniciación de los pueblos primitivos, como también puedes verlo en la iniciación de Luke Skywalker en Star Wars.

El desierto representa un despojarse de cosas para hacer que lo fundamental aparezca. En el desierto, no hay distracciones o diversiones o asuntos secundarios. Todo es básico, necesario, simple. Se sobrevive al desierto o no se sobrevive.

En el desierto se descubren fortalezas y debilidades que no sabíamos que poseíamos. Es como purificar un metal al fuego. Ahora bien, Jesús no tenía pecado con que lidiar, pero, en su humanidad, conocía la tentación. Antes de estar listos para seguir con nuestra tarea, debemos ir con Él al desierto.


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?