flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Cuaresma Día 38

Viernes, 23 de marzo de 2018

Juan 10:31-42

Amigos, en el Evangelio de hoy los líderes Judíos intentan apedrear a Jesús porque afirmaba ser el Hijo de Dios. Él defiende Su identidad y dice: “Si no hago las obras de mi Padre, no me crean; pero si las hago, crean en las obras, aunque no me crean a Mí. Así reconocerán y sabrán que el Padre está en Mí y Yo en el Padre”.

En la Última Cena, Jesús nos explica aún más su íntima relación con el Padre. Allí nos explica la coinherencia obtenida en la dimensión más fundamental del ser, es decir, dentro de la misma existencia de Dios. Felipe le dijo: “Señor, muéstranos al Padre, y eso será suficiente para nosotros”. Jesús le respondió: “Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre”.

¿Cómo puede ser esto cierto, a menos que el Padre y el Hijo coexistan? Aunque Padre e Hijo son verdaderamente distintos, ellos están completamente el uno en el otro, por un acto de amor mutuo. Como dice Jesús, “El Padre que habita en Mí es el que hace las obras”.


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?