flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Cuaresma Día 18

Sábado, 3 de marzo de 2018

Lucas 15:1-3, 11-32

Amigos, nuestro Evangelio de hoy es sobre la muy conocida parábola del hijo pródigo. Al considerar esta narración, vemos que la historia se trata de una figura que es el ícono del Padre, relatada por quien es Él mismo, el Icono del Padre. Por lo tanto, tenemos a Jesús indirectamente realizando un sutil autorretrato. El abrazo de unión del padre del relato refleja al del Padre Celestial, que a su vez está representado por Jesús.

¿Qué sucede cuando el padre abraza a su hijo y lo besa? El muchacho dice: “Padre, he pecado contra el Cielo y contra ti; no merezco ser llamado hijo tuyo”. Cada vez que los personajes de la Biblia se acercan a la gracia divina, experimentan un mayor sentido de su propia indignidad. Esta es la dinámica que está presente en el caso del hijo pródigo.

Pero su padre ignora el discurso cuidadosamente ensayado por su hijo y, con un entusiasmo cercano a la impaciencia, instruye a sus sirvientes a preparar una celebración. Nuestra participación en el fluir de la vida divina es, necesariamente, un regalo. No puede, en principio, ganarse o merecerse, sino sólo aceptarse. Solo podemos ser abrazados por él.


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?