flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Cuaresma Día 10

Viernes, 23 de febrero de 2018

Mateo 5:20-26

Amigos, el Evangelio de hoy está tomado del Sermón de la Montaña. Para comenzar a entender estas asombrosas enseñanzas de Jesús, debemos tener siempre presente la frase: “Sean perfectos como su Padre celestial es perfecto”.

Jesús es el Hijo de Dios, y Su propósito no es principalmente construir una sociedad humana que funcione sin problemas; sino establecer el reino de Dios, es decir, un cuerpo formado por aquellos que participan en él, que comparten Su relación con el Padre.

¿Cómo es el Padre de Jesucristo? El Padre de Jesucristo es amor, siempre. Eso es todo lo que Dios es; eso es todo lo que sabe hacer. Él no es como nosotros: inestable, cambiante, con actitudes que varían. No, Dios es simplemente amor.

¿Por qué deberíamos ir más allá de simplemente amar a los que nos aman? Porque esa es la forma en que Dios actúa: Él ama a los santos y también al peor pecador en el infierno. Ahora, ¿es eso fácil de hacer? Por supuesto que no. Pero a eso Jesús nos está llamando: sean perfectos como su Padre celestial es perfecto.


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?